Sonepar

Proyecto

Evento internacional Grupo SONEPAR en el Casino de Madrid.

 

Cliente

Agencias PacificWorld y SDT París


Idea  

Aires clásicos

 

¿Qué hicimos?

  • Idea creativa
  • Puesta en escena
  • Diseño elementos escenográficos
  • Diseño iluminación
  • Producción
  • Dirección

El grupo francés SONEPAR, líder mundial en distribución y venta de material eléctrico, celebró en Madrid un encuentro internacional al que asistieron 250 invitados en representación de sus mejores clientes en el mundo, procedentes de Asia, Europa y EEUU.

El encuentro, durante el que tuvieron lugar diversos actos de carácter corporativo, culminó con la celebración de un exclusivo evento en el Casino de Madrid.

Las agencias PacificWorld Madrid y SDT París nos encargaron la puesta en escena del evento en este espacio emblemático y uno de los edificios más bellos de Madrid. Solo tres consignas: la puesta en escena  tenía que ser elegante, de inspiración española, y reflejar el equilibrio entre los valores tradición e innovación inherentes a la marca Sonepar.

Partimos de la idea  de  imprimir al evento el sello de “denominación de origen”, lo que nos llevó  a buscar un elemento icónico que pudiera asociarse inequívocamente a la ciudad de Madrid y convertirse en un exclusivo “souvenir” que los invitados se llevasen grabado en la memoria. La figura de una menina se impuso finalmente frente a los otros elementos que barajamos.

Desde ese momento el reto fue cómo intervenir y crear a partir de esta figura, una propuesta potente y original, que pudiera convertirse en metáfora de la marca. O lo que es lo mismo, reflejar el delicado equilibrio entre tradición e innovación que había conseguido convertir a la compañía  en el líder mundial que es hoy en día.

El resultado fue una puesta en escena próxima al concepto de instalación contemporánea, con dos intervenciones principales, en el patio central del Casino y en los  salones de la planta superior.  

Creamos un espacio poético y evocador en el patio central con la deslumbrante presencia de cinco meninas dibujadas con luz e integradas en la arquitectura del edificio, asomadas a los balcones.

La ambientación musical corrió a cargo de un gran piano de cola y de un coro de siete voces asomado al balcón de la escalinata que interpretó un repertorio de ópera cuidadosamente elegido, con piezas de aire españolísimo  como La Habanera de la ópera Carmen o el Coro de matadores de la Traviata. 

En  la planta superior a la que los invitados accedieron tras la actuación del coro  para degustar el magnífico  cóctel cena servido por Paco Roncero, se produjo el tan deseado efecto WOW. Lo conseguimos con una espectacular menina de luz volumétrica de cinco metros de altura, construida en hierro y neonflex. Instalada a la entrada al salón junto a los espectaculares chandeliers, parecía dar la bienvenida  a los invitados con una ligera inclinación del cuerpo.

Un segundo  piano de cola continuó poniendo música  al evento,  junto a  un dúo de guitarristas  que interpretaron en el salón contiguo a maestros  del clásico español como Falla, Granados  o Rodrigo.

Un evento especial que se convirtió en una excelente experiencia de marca y  en el mejor souvenir que los invitados se llevaron en el corazón y en sus smartphones.